Cómo afecta el COVID-19 en materia Laboral

14 DE MARZO

 

Dos situaciones posibles

 

 

  1. Afectación directa: Ya sea porque así lo decreten las autoridades sanitarias competentes, las compañías adopten dicha decisión en cumplimiento de su deber de velar por la salud de sus trabajadores o así lo acuerde la representación de los trabajadores por existir un riesgo inminente de contagio por COVID-19 (por ejemplo, en el caso de que ya se haya detectado algún caso dentro de la plantilla, y ello obligue a confinar a todo o parte del personal en sus hogares).
  2. Afectación indirecta: Sin tener ningún caso de contagio en la empresa, se produce un descenso de la actividad por ruptura de la cadena de proveedores y por lo tanto imposibilidad de producir, disminución de pedidos de clientes o dificultad de acceso a las instalaciones por parte de los clientes debido al estado de alarma.

 

 

 

En ambos casos podremos instar un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE). Mediante dicho procedimiento podremos suspender los contratos de trabajo de todos o de parte de los trabajadores de la empresa (cuando el cese de la actividad sea por días completos) o reducir su jornada de trabajo entre un 10 y un 70 por cientos de la jornada de trabajo (diaria, semana, mensual o anual), en ambos casos de manera temporal, permitiendo el acceso de estos a las prestaciones por desempleo.

Aspectos prácticos en la gestión de los ERTES

 

Características:

  • Se trata de una medida con carácter temporal, no permanente, a diferencia de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERES).
  • Permite a la empresa suspender el contrato durante el tiempo que dure la causa que motiva la interrupción.
  • Durante este periodo la empresa tiene que mantener en alta a los trabajadores afectados, así como la cotización por la cuota patronal.
  • La solicitud ha de ser instada ante la autoridad laboral y puede requerir de interpretación: debe constatarse que se dan circunstancias de imprevisibilidad, inevitabilidad, imposibilidad y relación causal derivada de la fuerza mayor (Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19)

 

En ambos casos podremos instar un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE). No obstante, en función del supuesto en el que nos encontremos deberemos tramitar un ERTE por causa de fuerza mayor o un ERTE por causas organizativas, técnicas o de producción.

  • ERTE por causas de fuerza mayor: Se consideran causa de fuerza mayor las actividades cuya apertura al público queda suspendida según el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

 

  • ERTE por causas organizativas, técnicas o de producción: Cuando no estemos ante una afectación directa del COVID-19 que impida la realización de la actividad laboral en nuestro centro de trabajo, sino ante causas indirectas que provocan una imposibilidad de prestar los servicios que constituyen el objeto social de la empresa, deberemos acudir a un ERTE por causas organizativas, técnicas o de producción.

 

El teletrabajo

 

En muchos centros de trabajo ya ha empezado a implantarse la opción del trabajo a distancia, el llamado teletrabajo, como alternativa a la de parar la actividad.

  • Debe ser una medida de carácter temporal y extraordinaria 

 

  • Debe cumplir con la adecuación a la legislación laboral y al convenio colectivo 
  • La medida no debe suponer la reducción de los derechos profesionales (remuneración, jornada…) 

 

 

  • Si se prevé la disponibilidad de medios tecnológicos, esto no debe suponer un coste para las personas trabajadoras. 

 

 

Los aislamientos por COVID-19 como baja laboral por accidente

 

Se considerarán, con carácter excepcional, situación asimilada a accidente de trabajo, exclusivamente para la prestación económica de incapacidad temporal del sistema de Seguridad Social, aquellos periodos de aislamiento o contagio de las personas trabajadoras provocado por el virus Covid-19.

 

27 DE MARZO

 

Tras la publicación del Real Decreto-ley 463/2020, de 14 de marzo, el Gobierno ha estimado necesario realizar una serie de matizaciones en materia laboral con tal de determinar el ámbito aplicable a los ERTEs y a las prestaciones por desempleo derivadas de la crisis del COVID-19 de la que adolece España y el mundo entero en la actualidad.

 

Concretamente, el Real Decreto-ley 9/2020, de 27 de marzo, pone sobre la mesa las medidas adoptadas por el Gobierno tendentes a garantizar la aplicación efectiva de los servicios que resultan esenciales en las circunstancias actuales, al objeto de dar una respuesta adecuada a las necesidades de atención sanitaria y social, que concurren. En este sentido, este real decreto-ley pretende que durante la vigencia del estado de alarma y sus posibles prórrogas, los centros sanitarios de todo tipo, ya sean públicos o privados, no puedan tramitar ERTEs

 

Del mismo modo, se pretende concretar el ámbito de aplicación de la prestación contributiva por desempleo, para todas las personas afectadas por procedimientos de suspensión de contratos y reducción de jornada, así como a integrar otra serie de medidas, en el ámbito laboral, destinadas a paliar los efectos de la crisis del COVID-19, sobre las personas trabajadoras. En este sentido, se establece, en el artículo 3 del Real Decreto, el procedimiento para solicitar la mencionada prestación.

 

Otro de los objetivos de este Real Decreto-ley es evitar que se produzcan despidos indiscriminados basándose en las causas establecidas para los ERTEs, pues, según estima el Gobierno, esta última es la medida que más encaja con la situación que estamos viviendo en la actualidad. Del mismo modo, se establece que, si se suspenden contratos temporales con base a la fuerza mayor o por razones económicas, técnicas u organizativas, se entenderá interrumpido el cómputo tanto de duración de los contratos como de los periodos de referencia equivalentes al periodo suspendido.

 

Se establece, igualmente, que los ERTEs no se podrán extender más allá del tiempo de duración del estado de alarma y sus posibles prórrogas, así como que los ERTEs realizados con incorrecciones o falsedades serán sancionados conforme a la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social.

 

Finalmente, se matiza la fecha de entrada en vigor del desempleo derivado de los ERTEs acogiéndose a las medidas destinadas a paliar los efectos del COVID-19. En este sentido se establece que, en caso de ser el desempleo causado por fuerza mayor, la fecha será el día del hecho causante del desempleo. En caso de basarse en causas económicas, técnicas u organizativas, la fecha será coincidente o posterior a la fecha en que la empresa comunique a la autoridad laboral la decisión adoptada.

 

31 DE MARZO

 

La aprobación por parte del Gobierno del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19, persigue el objetivo de seguir protegiendo y dando soporte a tejido productivo y social, de minimizar el impacto y de facilitar la que la actividad económica se recupere en cuanto empiece a remitir esta situación de emergencia de salud pública. Este Real Decreto-ley, pues, complementa y amplía las medidas tomadas con anterioridad y, evidentemente, el ámbito laboral no es ajeno a ello.

 

Concretamente, las medidas en las que se materializa la persecución de estos objetivos en materia laboral pueden resumirse en las siguientes:

 

  • Se otorga una posibilidad de moratoria en las cotizaciones, de modo que la Tesorería General de la Seguridad Social pueda conceder moratorias de hasta seis meses, sin intereses, a las empresas y trabajadores por cuenta propia que así lo soliciten y cumplan los requisitos que se establezcan por medio de orden ministerial. Esta moratoria comprenderá, en el caso de las empresas, entre los meses de abril y junio de 2020 y, en el caso de los trabajadores por cuenta propia, entre los meses de mayo y julio, siempre que la actividad no se haya suspendido con ocasión del estado de alarma. Resulta importante destacar que esta moratoria no se aplicará a los códigos de cuenta de cotización por los que las empresas hayan obtenido exenciones en el pago de la aportación empresarial, así como en las cuotas de recaudación conjunta.

 

  • Las empresas y trabajadores que no tengan otro aplazamiento en vigor podrán solicitar el aplazamiento del pago de sus deudas con la Seguridad Social cuyo plazo reglamentario de ingreso tenga lugar entre los meses de abril y junio de 2020, siendo el interés del 0’5%. 

 

  • En el Real Decreto-ley 8/2020, del pasado 17 de marzo, se estableció el mantenimiento de empleo a las empresas de los sectores de las artes escénicas, musicales y del cinematográfico y audiovisual. Por medio del Real Decreto-ley objeto de análisis se matiza esta prohibición estableciendo que se valorará atendiendo a las especificidades del sector concreto, así como de la normativa laboral aplicable en cada caso, teniendo en cuenta factores tales como la estacionalidad del empleo y la alta variabilidad. Se establece, igualmente, que no se entenderá incumplida esta prohibición para el caso de la extinción de los contratos temporales por extinguirse la obligación por expiración del tiempo convenido. 

 

  • Se crea, igualmente, una subvención extraordinaria para las personas empleadas de hogar por falta de actividad, así como un subsidio excepción por desempleo por contrato temporal. 

 

  • Se crea la figura de la incapacidad temporal en situación excepcional por el confinamiento total. 

 

  • Se modifican los requisitos para el acceso a la prestación por cese de actividad laboral.

 

  • Se compatibiliza el subsidio por cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave y la prestación por desempleo o cese de la actividad durante el estado de alarma.

 

NORMATIVA RELACIONADA:

 

Real Decreto-ley 463/2020

https://www.boe.es/boe/dias/2020/03/18/pdfs/BOE-A-2020-3824.pdf

Real Decreto-ley 8/2020:

https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2020-3692

Real Decreto-ley 9/2020:

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2020-4152

Real Decreto-ley 11/2020:

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2020-4208

Leave a comment

3 + dieciseis =